sábado, 13 de octubre de 2007

Espejo

"Espejos", lápiz, 2006

- Ulises! –

dijo su madre mientras esperaba impaciente
con el almuerzo servido en la mesa para dos.


Ulises frente al espejo,
cautivado en su mirada,
y con el cuerpo esclavo de su reflejo;

Ulises perdido en sus inmóviles pupilas,
erguido y desnudo,
tres días de horror al descubrirse del otro lado,

humillado,
convexo,…
descifrado.

-Ulises! –
grito
María, mientras su cuerpo pesado escalaba a la alcoba del callado jovenzuelo.

***

Y él, a estas horas, recorriendo el camino de vuelta a casa.

"Ullyses", 2004