viernes, 14 de marzo de 2008

Sin concesiones

"Paso 2", micropunta, 2001

El instinto de cualquier selva,
cielo o mar no se contamina de pasión ni perdón.

La naturaleza no concede.

La compasión y la expiación son verbos de carne, que,
le nacieron al hombre en su afán de explicar lo que no es plomada ni horizonte:
cenit, balanza, inercia, pausa, dios;

y así poder justificar lo injustificable.