jueves, 3 de abril de 2008

convertido en tierra me ví

he visto mi cuerpo en el suelo,
tendido sobre la tierra húmeda y entre las hojas secas de colores.

lo he visto desmoronarse lentamente;

terrón a terrón,
mientras,
sus pupilas fijas se tornaban azules, igual que su objetivo,
y las pupilas que me había puesto para observarlo, se tornaban marrones.

por un momento pensé que también mi alma se fundía con el suelo;
ví entonces mis pies que no eran pies,
mis manos que no eran manos,
mi sangre que no era colorada...

recordé, desde mi existencia de madera,
que el fuego de las estrellas también consume la carne.