jueves, 30 de agosto de 2007

Sinfondo

Y vino sordo el golpe, sin previo aviso,
se llevó por delante hasta sus sombras.

De la huella y en barullo, animado por las corrientes de agosto,
se elevaron los cadáveres:
flores,
niños,
ancianos
y amantes en pleno ejercicio de sus pasiones.

Silencio,

una cinta delicada, enviada desde el sol por alguna diosa piadosa, me regala pedazos tenues de sol, y entonces, adivino, veo más…

rebalsados los mares,
trizas los cristales,
verdes negros,
el aroma del vacío,
el sin fondo de la noche.

La imagen fue tomada de:
http://www.educared.org.ar/tamtam/lmages/noche-de-los-museos.jpg
titula "Epifanía", y es de la artista argentina Renata Schussheim